sábado, 2 de julio de 2011

Una noche 
Como cientos de noches perdidas 
La caja de cartón 
Donde muy pocas veces 
Los sentimientos se aletargan. 

Alas frágiles e inhiestas 
Seductora mariposa aleteante 
Curva inmortal de la sonrisa espontánea 
Del prado verde al rascacielos malherido 
Y en el salón de estar 
Donde la vida fluye en trance tan extraño 
Escamas recurrentes como labios desnudos 
El acero embrujado de una cálida nevada 
La fascinante boca 
Fascinada 
De la anónima alcoba en la noche diluida. 

De la caja harapienta 
El coleóptero negro 
Terrores tan mundanos como un golpe de viento 
¡Cuánta desdicha almacenada 
En una sola frente! 
La soledad, la lágrima 
El estremecimiento 
La certeza letal, brutal como un abismo 
Imaginar que ya es pasado lo pasado 
Que ya es vivido lo vivido.


© Alejandro Frías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario